Trastienda de un proceso

Hace casi un mes, comenzábamos la campaña electoral de Izquierda Unida de Sevilla la Nueva y lo hacíamos hablando de uno de los pilares básicos de nuestro programa: la Transparencia. Escribimos Transparencia así, con mayúsculas porque, además de ser uno de los puntos más importantes (si no el más importante) para desempeñar cualquier actividad política, queremos marcar una diferencia meridiana entre esta Transparencia de la que nosotros hablamos y la transparencia que hemos leído en la mayoría de programas electorales del resto de partidos y que, desgraciadamente, no hemos encontrado en la mayoría de los casos a la hora de reunirnos, hablar y decidir (cada uno desde su posición política e ideológica, por supuesto) qué es lo mejor para el futuro de nuestro pueblo.

En Izquierda Unida de Sevilla la Nueva siempre tomamos nuestras decisiones a partir de los votos que se emiten en nuestras asambleas, ya sean de afiliados o de afiliados y simpatizantes. Y no lo hacemos así pensando en la imagen que transmitimos o por simple apariencia, lo hacemos de este modo porque consideramos que, ya que sería imposible o al menos, muy lento y laborioso preguntarle a cada uno de nuestros votantes cada detalle que decidimos, la manera de poder estar más próximos a su opinión es contar con la del mayor número de personas posibles. De este modo, desde el primer día tras las elecciones municipales, nos pusimos manos a la obra para conocer la opinión del mayor número de afiliados, militantes, votantes y simpatizantes sobre qué posibles opciones, propuestas y decisiones eran las más próximas al sentir de todas esas personas que el pasado 24 de mayo depositaron su confianza en nuestro trabajo.

Tras recoger toda esa información, comenzamos a reunirnos con todos y cada uno de los grupos políticos que nos llamaron con un único objetivo: seguir manteniendo nuestras ideas (esas que votaron las personas que confiaron en nosotros) y trabajar para procurar llevarlas a cabo.

Durante estas semanas, Izquierda Unida de Sevilla la Nueva se ha reunido en dos ocasiones con Ciudadanos (ambas de ellas en la residencia de su cabeza de lista), en otras dos ocasiones con el Partido Popular (ambas en Brunete) y una con el PSOE (también en Brunete). Damos el dato del lugar de las reuniones por el simple hecho de que siempre ha sido elegido a propuesta de los otros grupos, a nosotros no nos habría importado reunirnos en la plaza del pueblo, a la vista de todos. En todas y cada una de estas reuniones, hemos transmitido un único mensaje: Izquierda Unida de Sevilla la Nueva no apoyará a ningún partido político que defienda ideas o propuestas que se alejen de lo que hemos planteado en nuestro programa, aunque sí estamos abiertos a escuchar, discutir y negociar cada decisión que afecte a nuestros vecinos y vecinas.

Por ello, en cada una de las reuniones hemos realizado una serie de propuestas (siempre LAS MISMAS) que creemos son básicas a la hora de transformar esa política que todos hemos sufrido en las últimas décadas y de la que todos estamos cansados, siendo nuestra principal propuesta la de que en la Junta de Gobierno estén representados todos y cada uno de los grupos municipales (PP, Ciudadanos, IU y PSOE) en la misma medida que lo han logrado en las elecciones. De manera que, así, todos tengamos voz y voto en cada una de las decisiones que se tomen en el Ayuntamiento, comenzando de esta manera a mostrar esa Transparencia de la que hablábamos al principio.

Es importante insistir en el concepto de Transparencia, que consideramos vital para que una Democracia funcione y beneficie a todos. Los problemas y las dudas surgen cuando, en el transcurso de estos días, la actitud y acciones de algunos miembros de otros partidos políticos nos han demostrado que, lamentablemente, a veces las palabras y los hechos tienen muy poco que ver y que hay promesas que duran exactamente el mismo tiempo que las pancartas que se cuelgan en campaña.

Cuando desde determinados círculos se acusa a Izquierda Unida de “secretismo” mientras algunos partidos se reúnen con fuerzas políticas que ni siquiera se han presentado a las elecciones municipales (y por fortuna en este caso, no somos los únicos que lo hemos comprobado), NO HAY TRANSPARENCIA.

Cuando se utilizan las redes sociales,  el boca a boca o incluso los medios de comunicación para ejercer presión sobre cualquier grupo político e intentar condicionar su decisión y la de sus votantes y además no se hace de forma clara y directa sino a través de intermediarios, NO HAY TRANSPARENCIA.

Cuando se miente, se reinterpretan los hechos o las palabras en beneficio propio o se engaña a las personas a las que hace menos de un mes se les prometió sinceridad retorciendo los hechos o incluso hablando de decisiones que hasta ayer noche no se habían tomado, con la intención de hacer simple y llanamente lo que uno quiere, además de no mostrar ningún respeto por las ideas del resto de partidos políticos y sus votantes, de nuevo, NO HAY TRANSPARENCIA.

Cuando se quiere pasar por encima de algo tan evidente como unos resultados electorales (en los que, no lo olvidemos: CADA VOTO CUENTA) que en nuestra opinión no han sido buenos para las fuerzas de izquierda y se pretende culpar e incluso responsabilizar de esos resultados a un partido en concreto con el único objetivo de gobernar, NO HAY TRANSPARENCIA

Cuando, además de todo esto se sugiere que el trabajo conjunto y la suma de fuerzas que nos piden por el bien del pueblo sólo se llevará a cabo si se gobierna y no si se está en la oposición, además de no haber Transparencia, además de generarnos una absoluta desconfianza, además de no mostrar una voluntad REAL de cambiar las cosas… Además de todo eso, se está atentando directamente contra la libertad de expresión y de elección, se está yendo contra el sistema democrático y se está haciendo CHANTAJE.

Todo esto no hace más que reafirmar nuestras convicciones, nuestras decisiones y las de nuestros votantes y simpatizantes. Todo esto no hace nada más que demostrarnos que, por desgracia, ese cambio del que algunos hablan es simplemente un cambio de “cromos” y que, de nuevo, se está dejando en segundo plano a las casi 10.000 personas que vivimos en Sevilla la Nueva y nos hace preguntarnos qué motivos hay detrás, ya que lo que oímos es una cosa y lo que comprobamos es otra.

Por todo esto, Izquierda Unida seguirá peleando y trabajando desde la oposición por conseguir transformar la realidad de este pueblo sobre el mismo pilar: LA TRANSPARENCIA.

Por coherencia política y respeto a nuestros votantes, no podemos dar nuestro apoyo a ninguna fuerza política que no sea de izquierdas. Nosotros no podemos apoyar aventuras de gobierno que sólo se explicarían por la irresponsabilidad y temeridad de algunas fuerzas. En democracia no vale todo. IU no va a perder ni la dignidad ni la coherencia. Debe haber cordura y sentido común y no ofrecer soluciones que huelen a «venganza y frivolidad».

Contenido relacionado

Izquierda Unida de Sevilla la Nueva no apoyará a ninguna de las otras fuerzas políticas para la investidura de alcalde o alcaldesa

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.