MOCIÓN DEL GRUPO IU-LV CONTRA LA AUTOPISTA ELÉCTRICA GALAPAGAR-MORALEJA DE ENMEDIO

Dª María Santos Ricoy, portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida-Los Verdes del Ayuntamiento de Sevilla la Nueva al amparo de lo establecido por la Ley 7/1985 de 2 de Abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local, el RD 2568/1986 de 29 de Noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Organización, funcionamiento y régimen Jurídico de las Entidades Locales y el Reglamento de los Órganos Colegiados y del Régimen de Sesiones del Pleno del Ayuntamiento de Sevilla la Nueva, presenta para su debate y aprobación en el pleno la siguiente PROPUESTA:

 

 

MOCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL DE IU-LV contra la autopista eléctrica Galapagar-Moraleja de Enmedio.

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

En el BOE nº 165 de fecha 11 de julio de 2012 se publicó la solicitud de Autorización Administrativa con Declaración de Impacto Ambiental y Aprobación del Proyecto de Ejecución de la nueva línea de transporte a 400 kV denominada “Galapagar-Moraleja de Enmedio” y su estudio de impacto ambiental Expediente: LAT/01/13.

 

Dicha solicitud se refiere a los primeros 39 kilómetros y 83 apoyos del proyecto de una autopista eléctrica de 55,79 kilómetros que atraviesa diez municipios de la Comunidad de Madrid y que afecta a otros muchos y que es un tramo de la línea de Muy Alta Tensión Ourense-Madrid.

 

Se proyecta una línea aérea de doble circuito, con tensión nominal de 400.000 voltios y corriente trifásica, con dos conductores por fase y dos cables de tierra. Para la alternativa seleccionada se prevén 126 apoyos (torres) para el conjunto de la línea eléctrica propuesta (83 si nos ceñimos al tramo norte). Las torres tendrán entre 44 y 76 metros de altura y hasta 27 metros de ancho en sus “brazos”, sujetas a cuatro anclajes de unos tres metros de profundidad con 10 metros cúbicos de hormigón cada uno y unos 250 metros cuadrados de ocupación del terreno por torre. Estas torres llevan un mínimo de 20 cables (dos circuitos con tres grupos de tres cables cada uno, más dos cables pararrayos en los “cuernos”). Estas torres estarán situadas junto a núcleos habitados en algunos de los pueblos del trazado, con el peligro que supone para la salud y la seguridad de sus habitantes.

 

El trazado de la línea MAT (Muy Alta Tensión) eléctrica atraviesa Galapagar, Colmenarejo, Villanueva de la Cañada, Valdemorillo, Brunete, Quijorna, Villaviciosa de Odón, Móstoles, Arroyomolinos y Moraleja de Enmedio. Pero el Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) reconoce afectaciones entre el 65,86 % y el 0,01 % del término municipal en: Villanueva del Pardillo, Navalagamella, El Escorial, Sevilla la Nueva, Collado Villalba, Navalcarnero, Fresnedillas de la Oliva, Navalcarnero, Torrelodones, Zarzalejo, Villanueva de Perales, Moralzarzal, Las Rozas, Batres, Robledo de Chavela, Hoyo de Manzanares, San Lorenzo de El Escorial y Majadahonda.

 

Es un proyecto que tiene impacto en las comarcas de las cuencas del río Guadarrama y el río Alberche y de forma indirecta en toda la región, no sólo en su fase de construcción sino también en la fase de explotación. La construcción necesita materiales cuyo origen se desconoce y que serán transportados; las torres generan radón, ozono y óxidos de nitrógeno sobre los cuales no se ha realizado ningún modelo de dispersión, precipitación o de impacto en la salud; los estudios sobre el impacto del campo electromagnético se basan en límites muy cuestionados por la comunidad científica y hace años que diferentes colectivos y organizaciones piden su revisión. Cabe mencionar que uno de los principales defensores en la OMS de la seguridad de estos límites que utiliza el EsIA, Michael Repacholi, fue denunciado en 2005 por “delito contra la salud mundial” y prevaricación por cobrar 150.000 dólares al año de las compañías eléctricas y telefónicas y por encargar a las propias compañías eléctricas los estudios sobre los limites seguros.

 

El estudio de las sinergias con otras líneas eléctricas e infraestructuras es muy deficiente; los ecosistemas de sostén se dañarán gravemente en Madrid y fuera de Madrid, ya que afecta a corredores biológicos protegidos por su importancia y que forman parte de rutas migratorias de aves hacia África; cruza ríos y arroyos creando una barrera para los organismos acuáticos que utilizan las variaciones del campo electromagnético para moverse; tendrá un grave impacto sobre las economías de estas zonas madrileñas que son el lugar de ocio y esparcimiento de muchos visitantes; impedirá desarrollar sectores de economía verde que están creando empleo en muchos lugares de España (afectará a las abejas y, por tanto, a la polinización, a la agricultura y ganadería, al turismo ornitológico, deportivo, científico… Los campos electromagnéticos que se generan y sus efectos sobre la salud de los seres vivos son  importantes.

 

Este tipo de líneas, denominadas técnicamente como de “Muy Alta Tensión” o “autopistas eléctricas”, son las de mayor carga y dimensión que existen en la UE. Ni las sustanciales pérdidas de electricidad que implica su traslado a larga distancia, ni su enorme coste, ni los ingentes costes sociales que provocan se han analizado.

 

Las líneas de muy alta tensión no son necesarias para dar servicio a hogares o empresas, sólo sirven a las grandes compañías eléctricas para el comercio internacional de electricidad. Tampoco para poder desarrollar las energías renovables. No hay progreso ni beneficio social tras la proliferación de líneas MAT, se trata sólo de un negocio para una minoría, para las grandes empresas de energía y la banca. Un negocio privado que nos causa serios perjuicios a la mayoría y que apuesta por un modelo sin futuro, cuya ruina todos tendremos que pagar más temprano que tarde.

 

La producción y distribución cercanas de la electricidad son factibles y sus efectos sobre la salud humana y el impacto sobre los ecosistemas son menores y más controlables. Este proyecto nos aleja de la soberanía energética para convertirnos en territorios explotados por las grandes compañías a costa de nuestra salud y medioambiente y los de las generaciones futuras. Es un modelo de saqueo que favorece la centralización monopolista de la producción, la construcción de enormes centrales y la consiguiente necesidad de transportar la electricidad a centenares o miles de kilómetros. Es un modelo energético que apuntala un modelo de vida obsoleto, basado en un consumo insostenible, desigual, injusto e insatisfactorio.

 

No se necesitan las líneas MAT para poder importar electricidad porque nuestro país exporta energía neta. Hay capacidad de generación de energía eléctrica de sobra y se produce más electricidad de la que se consume, a pesar de las campañas que insinúan lo contrario. La prueba es que se tiene superávit en el comercio transfronterizo de electricidad y se lleva exportando siete años a Portugal, Marruecos, Francia y Andorra, más de lo que se importa de Francia. Concretamente, en los últimos años se exportó entre el 2 % y el 3 % de la electricidad que se generó. Las líneas MAT son parte del negocio de las eléctricas, no una necesidad social.

 

Tenemos la sospecha de que esta innecesaria autopista eléctrica de 55,79 kilómetros que atraviesa la Comunidad de Madrid desde la Sierra del Guadarrama hacia el sur y que afecta a zonas agrícolas y ganaderas, núcleos de población y espacios naturales de alto valor ecológico (como el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama y la zona ZEPA nº 56 de los Encinares del Río Alberche y el Río Cofio) podría tener relación con el mega proyecto especulativo de Eurovegas y con el nuevo aeropuerto privado de El Álamo. Una vez más se sacrifican los intereses de la población a la especulación a gran escala y al «lobby» eléctrico español.

Por lo que hemos observado, el proyecto de trazado que se escoge es el más barato para Red Eléctrica Española, puesto que es prácticamente en línea recta y además no hay soterramiento del tendido, aunque éste tampoco está exento de graves impactos. Por eso rechazamos este tipo de proyectos y pedimos el estudio de opciones menos dañinas para el medio ambiente que la línea que se valora en este EsIA (Expediente: LAT/01/13).

 

Pese a su extensión, en términos generales, el EsIA carece de rigor y no alcanza el nivel científico básico para identificar, interpretar y evaluar los impactos de un proyecto de estas características. Sólo se refiere al tramo norte de la infraestructura (los primeros 83 apoyos) por haber obtenido el tramo sur (del apoyo 84 al 126) Declaración de Impacto Ambiental favorable el 30 de junio de 2009. Esta artificial división sirve a los intereses de REE de llevar el proyecto adelante al dividir las afecciones de una infraestructura que es única en dos documentos. Los ecosistemas, poblaciones animales, etc. están relacionados y dicha división devalúa la esencia de la evaluación de impacto ambiental.

 

No se está dando cumplimiento al artículo 1.3 de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental, RD 1/2008, que dicta que “La evaluación del impacto ambiental identificará, describirá y evaluará de forma apropiada, en función de cada caso particular y de conformidad con esta ley, los efectos directos e indirectos de un proyecto…”. Esto evidencia la necesidad de realizar un nuevo Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental único y más exhaustivo que no dé muestras de dependencia y subjetividad. En esta ocasión, al igual que en anteriores proyectos de líneas MAT en la Península Ibérica se ponen de manifiesto las carencias y deficiencias sistemáticas de los EsIA de las líneas MAT. El EsIA obvia la existencia de muchos impactos generales a estos proyectos y también muchos de los de éste en particular. No incorpora el estudio detallado y aplicado a este caso concreto de impactos que han sido bien documentados en proyectos anteriores de líneas MAT. Por ejemplo, la Dirección General de Energía y Minas recibió 6.125 alegaciones a la propuesta de trazado de la línea de Muy Alta Tensión (MAT) entre Bescanó y Santa Llogaia d´Àlguema (Girona) y los impactos expuestos en estas alegaciones no se han estudiado en el documento EsIA (Expediente: LAT/01/13).

 

La valoración que hace de los impactos es contraria en muchas ocasiones a las valoraciones de los impactos que hacen diversas administraciones, diferentes colectivos especializados y contradice la opinión de muchos expertos. No sólo tiene carencias a nivel general, además, el estudio de los impactos carece del mínimo detalle del caso particular ¨Nueva Línea Aérea De Transporte A 400 Kv Denominada “Galapagar-Moraleja de Enmedio¨: no se identifican impactos importantes y los que se identifican no se valoran adecuadamente. Por ejemplo, limita los impactos sobre la atmósfera a la contaminación electromagnética durante la fase de explotación, considerándola no significativa, y a los efectos del movimiento de tierras y maquinaria en fase de construcción. Esto oculta, entre otras cosas, la conocida emisión de gases como radón, ozono y óxidos de nitrógeno ya alegada en anteriores proyectos. No hay ningún estudio de las cantidades de gases emitidas ni se elabora ningún modelo de dispersión de estos gases tan tóxicos en la atmósfera.

 

Según las investigaciones de Corina Varela Calvo y Mª Belén Fajardo Rodríguez de la Universidad de La Laguna (Tenerife), la cantidad de ozono emitida diariamente por una línea de 220 kV puede calcularse multiplicando el número de torres por 37,5 litros y por 25 en el caso del NO. Esto aplicado a una línea de 400 kV y 126 apoyos daría unas cantidades emitidas de unos 9.450 litros de ozono al día y de 6.300 litros de NO al día. Una sola molécula entre 12 millones de moléculas de aire ya resulta peligrosa para la vida. El óxido de nitrógeno (NO) es producido por el cuerpo humano en pequeñas cantidades a partir del aminoácido arginina. Se produce en una amplia variedad de tipos celulares que incluyen células epiteliales, nerviosas, endoteliales e inflamatorias. En las neuronas puede funcionar como neurotransmisor y en las células endoteliales de los vasos sanguíneos funciona como regulador paracrino. Además los macrófagos sintetizan NO para destruir los microorganismos que han sido fagocitados. Se sabe que la liberación de NO actúa en la transducción de señales en insectos, aves y mamíferos. En abejas hace posible los procesos de aprendizaje, el sentido del olfato y la funcionalidad del sistema inmune. Es una molécula altamente inestable en el aire y se oxida rápidamente a dióxido de nitrógeno. Por esta razón actúa también como un radical libre. Se conocen más de 100 enfermedades en las que están implicados los radicales libres: Alzheimer, Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica, esclerosis múltiple, síndrome de down, diabetes, insuficiencia renal aguda, cáncer cervical, aterogénesis, distrofia muscular tipo Duchenne, enfermedades cardiovasculares, etc. Este gas en el aire puede convertirse en ácido nítrico produciendo así lluvia ácida. Además el NO y el NO2 son en parte responsables del agujero de la capa de ozono.

 

Por otro lado, no hay ningún análisis exhaustivo de los impactos del campo electromagnético ni sobre las personas, ni sobre las aves, ni sobre los ecosistemas, ni sobre la economía y el empleo (medio socioeconómico). El EsIA no analiza el campo electromagnético real. Las células del cuerpo responden y se organizan en función de variaciones del campo electromagnético más de mil veces inferiores a los emitidos por esta línea. Muchos seres vivos, entre ellos las aves, se orientan y maniobran gracias a los campos electromagnéticos y sus variaciones diurnas, estacionales y territoriales naturales. La zona donde se ubica el proyecto es un corredor de fauna muy rico en avifauna. El EsIA no presenta un análisis real del impacto sobre la fauna y la vegetación del campo electromagnético generado por la línea MAT.

 

Las exposiciones al campo electromagnético que considera seguras son muy cuestionables. Da una cifra de 16 microteslas bajo los conductores mientras en otros proyectos como la línea de 400 kV Almaraz-San Serván, San Serván-Brovales y Brovales-Guillena da 24 microteslas a pie de torre. El EsIA considera que no hay impacto ocasionado por el campo electromagnético al haber 16 microteslas bajo el tendido y estar esta cifra por debajo del límite recomendado que son 100 microteslas. Esto significa que se asume que un hombre puede exponerse de modo seguro a campos electromagnéticos de 16 microteslas, que son unas 40 veces superiores a lo natural y, aun más, que una exposición de 100 microteslas, unas 250 veces el campo electromagnético natural, también es segura.

 

En resumen, rechazamos esta Línea de Muy Alta Tensión porque traslada a nuestro municipio lo peor del ambiente industrial y tienen impactos muy negativos en, al menos, los siguientes aspectos:

 

1. Contaminaciones muy dañinas para la salud humana (campos eléctricos y magnéticos, ozono troposférico, gas radón, óxido nitroso, etc.).

2. Ruidos constantes (zumbido eléctrico), silbido del viento en cables y estructuras, interferencias radioeléctricas y a las comunicaciones, y calor.

3. Pérdida de calidad de vida por el deterioro visual y del paisaje, y por las restricciones que causan a su uso, disfrute, paseo, turismo, recreo, etc.

4. Pérdida de usos y de valor de las propiedades cercanas (terrenos, viviendas, locales e instalaciones). El Estudio de Viabilidad del Soterramiento de la Línea de Alta Tensión en Girona lo cifra entre el 20 % y el 25 %, para las viviendas situadas a menos de 200 m, y entre el 17 % y el 22 % a 1 km.

5. Daños a la flora y a la fauna: apertura de caminos y “pasillos”, deforestación, talas, desbroces y ruidos durante la construcción y el mantenimiento, muerte de aves por impacto y electrocución (un millón al año en España según la Sociedad Española de Ornitología, SEO/BirdLife).

6. Efectos barrera y de compartimentación sobre el territorio. Cada una de los apoyos se realizará a través de la red de caminos existente (invasión de vías pecuarias y caminos vecinales) siendo necesario en algún caso el acondicionamiento de dichos caminos o atravesar terrenos campo a través que consistirá en garantizar una anchura de cuatro metros para el paso de la maquinaria y correcciones de los perfiles de la plataforma mediante rellenos o aportes de zahorras.

7. Problemas de seguridad: incendios forestales, posibilidad de incendios y explosiones, peligrosos y contaminantes en las subestaciones, derrames de aceites, caídas de torres por acumulación de hielo (como cuando cayeron en Catalunya más de 30 torres en 2009), electrocuciones y accidentes.

 

Y porque aun son más preocupantes los efectos directos de las líneas de alta tensión sobre la salud humana:

 

• Ionizan el aire, por el “efecto corona” que arranca electrones de las moléculas y produce un ruido constante (zumbido) que aumenta con la humedad  (a 50-100 m está entre 50 y 65 decibelios), así como luz ultravioleta.

• Generan ozono troposférico (“ozono malo”), dañino para los pulmones y el corazón y altamente presente en nuestra zona (donde se alcanza en verano uno de los mayores niveles de Madrid, por efecto de la contaminación y de la alta insolación) y que las líneas de alta tensión aumentan, especialmente con el tiempo húmedo. También generan oxido nitroso.

• Atraen y concentran aerosoles contaminantes, que el viento arrastra hasta 500 metros, y producen y concentran gas radón. Este gas, de acuerdo a la OMS, es la segunda causa de cáncer de pulmón en el mundo, después del tabaco, pues “lleva consigo cargas eléctricas que se fijan en los aerosoles, el polvo y las partículas del aire que respiramos, lo que origina que se depositen en las células de las paredes de las vías respiratorias y eventualmente puedan provocar cáncer pulmonar”.

• Crean campos electromagnéticos que, de acuerdo a estudios científicos,  pueden provocar leucemia, cáncer de mama, de pulmón y cerebral, inmunodepresión, dolores de cabeza, alteración del sueño, alergias, cansancio, malestar físico general, depresión, impotencia, amnesia, cataratas, partos prematuros, problemas de corazón y vasos sanguíneos, alteración de la estructura de la sangre, cambios de conducta, Alzheimer, afectar a la glándula pineal y a la segregación de melatonina, calentar los tejidos, etc.

 

Por todo lo anterior, el Grupo Municipal de Izquierda Unida–Los Verdes propone al Pleno del Ayuntamiento la adopción de los siguientes

 

ACUERDOS:

 

  1. Solicitar que se paralice la construcción de la línea de transporte de Muy Alta Tensión (a 400 kV) denominada “Galapagar-Moraleja de Enmedio”, en todo su recorrido.
  2. Rechazar el actual Estudio de Impacto Ambiental por su falta de rigor y pedir la declaración de Impacto Ambiental Negativo.
  3. La apertura de un debate público, científico y social, con participación de todos los afectados, que abra camino a la búsqueda de un modelo energético menos lesivo y más acorde con las necesidades de la gente, los problemas medioambientales y el futuro. Es inaplazable abordar cambios que reduzcan la contaminación y potencien el ahorro, la eficiencia energética, las fuentes renovables, la generación cercana (que disminuye el transporte y las líneas de alta tensión), la equidad y la solidaridad. En definitiva, transformar también el modelo energético, para ayudar a sustituir este modo suicida de vida, trabajo y consumo, y empezar a construir otro con futuro.

En Sevilla la Nueva, a 18 de noviembre de 2013

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.