DESARROLLO ECONÓMICO EN CENTRO Y PERIFERIA

circulo-economiaLas economías han podido escapar de la crisis a través de un modelo con dos caras, especialmente visibles en la UE como manifestación de la división internacional del trabajo. Algunos países aprovecharon la menor participación salarial

y otras circunstancias (como los diferenciales de inflación) para lograr beneficios por las exportaciones (modelo export-led) mientras que otros países recurrieron al crédito para compensar la caída salarial y mantener una economía dirigida por la demanda interna (modelo debt-led). El resultado es un modelo de crecimiento de la economía mundial

construido sobre importantes e insostenibles desequilibrios. Los países con un modelo de crecimiento export-led acumulan flujos de capital que prestan a los países que tienen un modelo de crecimiento debt-led, de modo que el sistema en su conjunto se sostiene sobre esas relaciones. En la zona euro existe equilibrio comercial, lo que permite ver una réplica a escala de lo que sucede en la economía mundial.

Nuestra desindustrialización y pérdida de peso de la agricultura es inherente a nuestra inserción en ese modelo, que nos atribuye turismo y construcción. Por eso, el cambio de modelo productivo no puede realizarse sin un cambio político. Mientras este no se produzca, no cambiará el modelo productivo.

La contradicción centro/periferia tiene un contenido de clase en el que las oligarquías europeas se coaligan. Los trabajadores alemanes son nuestros aliados y no son parte de ese centro. Hay que recordar que la evolución de la UE está ligada al capitalismo global, en el que tiene un papel fundamental EE.UU., tan determinante para nosotros como Alemania o la CE.

La interpretación neoliberal de la crisis obedece al intento de salvar al capitalismo periférico mediante su reestructuración interna, profundizando su dependencia y dando de un mayor rol del libre mercado. El diseño de la arquitectura europea implicaba tal tendencia y si hasta ahora no había sido explícita era por la existencia de mecanismos como el endeudamiento, que ocultaron la naturaleza de la distribución internacional del trabajo en la UE.

Lo que hay la UE son modelos de crecimiento simbióticos entre países del centro y países de la periferia. Mientras los países del centro basan su crecimiento en la exportación de bienes y servicios, los países de la periferia lo basan en la demanda interna y el endeudamiento privado. Estas son dinámicas que se han propulsado tras la llegada del euro, lo que revela que la propia arquitectura de la UE profundiza los desequilibrios comerciales y estructurales entre las economías dominantes, del centro, y las economías dependientes, de la periferia. La división internacional del trabajo se acentúa bajo el proyecto neoliberal. Asistimos a una pugna en el seno de Europa entre ricos y pobres y en el seno de cada uno de los Estados europeos.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.