Carta a los vecinos de Sevilla la Nueva

Luis Hernandez

Luis Hernandez

Por la experiencia vivida ante el fallecimiento de mi padre, tengo que comentar que
cuando mi padre se debatía entre la vida y la muerte llamamos al 112 para que viniera
una ambulancia y nuestra sorpresa fue que la operadora del 112 dijo que si mi padre
estaba consciente no iban a mandar ninguna.

Es inconcebible que a una persona que ha tenido un gravísimo accidente a las dos de la
madrugada del día 29 de diciembre, por el hecho de estar consciente, no se le mande
una UVI móvil que, quizás, podría haberle salvado la vida.

Tuvimos que trasladarlo en nuestro coche y una vez que llegamos al hospital Rey Juan
Carlos, a mi padre, ya inconsciente y con lo corpulento que era, lo suben a una camilla
dos enfermeras y un empleado de seguridad privada que no podían con él. Me pregunto
dónde estaban los enfermeros o más personal en dicho hospital.

Una vez que lo metieron en la UCI, hablamos con el médico de guardia para saber qué
le pasaba y la nueva sorpresa fue que nos dijo que no lo sabía.

Mi padre falleció a las 23.29 horas de ese mismo día, es decir, menos de 24 horas desde
su caída. Pasadas las 24 horas, por fin nos informaron de lo que le había pasado y
hablamos con una médica que nos reconoció que no tenían  medios suficientes.

Ya hubo un caso en Sevilla la Nueva de un vecino que tuvo problemas de estómago  y
no supieron detectar lo que tenía. Menos mal que los familiares decidieron llevárselo y
trasladarlo a otro hospital donde se recuperó y consiguieron saber lo que ocurría.

Yo  recomiendo que no vayan a ese hospital. No digo que los trabajadores de ese
hospital sean malos, pero la organización, la falta de medios o la falta de conocimientos
de algunos médicos no son normales. Es un resumen de la odisea que tuvimos que
pasar.

Esta es la idea del Partido Popular de vendernos la moto de que los hospitales de gestión
privada son lo mejor del mundo.

Jorge Hernández García de Robles

Marcar el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *